Guardamos el vino…o mejor no?

Aquellos que solemos comprar vino en cantidades superiores a la media nos encontramos siempre con este dilema: ¿cuándo voy a sacar ese vino que tengo guardado desde hace tantos años?. Si te preguntas ésto seguramente es que ya se ha pasado el momento óptimo de su consumo.

Si eres un comprador habitual de vino, ya te habrás preocupado de tener algo en casa que te permita almacenar el vino con ciertas garantías. Si vives en una casa de campo o en un chalet, puede que tengas una bodeguita debajo de la vivienda o un txoko donde guardar tus joyitas. Si no, te tendrás que agenciar un armario conservador de vino o algo parecido. Podría servirte una nevera a la que hayas separado el motor de su carcasa para evitar las vibraciones.

Si no es así, lo mejor será que vayas bebiendo según vas comprando y que no guardes el vino. Y si cae en tus manos un “vino de guarda” bien sea por un regalo o porque se te ha puesto “a tiro” en la tienda, piensa antes cuándo lo vas a consumir y si tienes la posibilidad de guardarlo en lugar seguro, libre de luz y de cambios de temperatura.

Huye de guardar nada en la cocina o en la nevera de casa, busca el lugar más fresco y tranquilo de la casa, donde no haya cambios de temperatura y lo más alejado del trajín que puedas. Tampoco lo dejes a la intemperie ni donde pegue la solana. Pensad que siempre es preferible el frío al calor.

El vino no es mejor cuanto más viejo sea, pero está mejor cuando se consume en su momento óptimo, sea del tipo que sea. ¿Y cuál es su momento óptimo?

Sin ánimo de sentar cátedra y si la bodega no dice lo contrario (a veces en las etiquetas aparecen unas curvas de consumo o unas leyendas que conviene respetar), los tiempos podrían ser los siguientes:

-Vinos jóvenes sin crianza (tintos, blancos, rosados y espumosos) consumir durante los primeros años (1 o 2  a lo sumo)

-Blancos con crianza, entre el 2º y 7º año

-Tintos con crianza, entre el 5º y 10º año

-Tintos de guarda (reserva, gran reserva), entre el 10º y 20º año.

Ojo, siempre que la conservación haya sido correcta.

Un último consejo, no seas rata y bébete el vino con amigos, familia u otros animales de compañía. Nunca bebas sólo.

Acerca de tintofino

Hola a todos, me llamo Fernando pero aquí seré tintofino. Soy un gran aficionado a la gastronomía en general y a los vinos en particular desde hace muchos años ya. En todo este tiempo he participado en montones de catas de vino a título amateur y en unas cuantas acompañando a buenos profesionales del sector que han tenido la amabilidad de invitarme a participar con ellos en eventos, concursos y congresos varios. No soy técnico, ni tengo estudios de enología, mas bien soy una especie de sumiller autodidacta al que le encanta probar vinos y hablar de ellos, vamos, un charlatán de los vinos. Actualmente dirijo dos grupos de cata con reuniones mensuales y llevo también las catas del txoko de www.aromasdeunaescalera.wordpress.com cuando mi amigo Guillermo me lo pide. El lema es siempre el mismo: pasárnoslo (con perdón) de puta madre.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s